Henry Molaison: el paciente H.M.

¡Hola a todos!

¡Hoy toca presentación! Imagínemos un redoble de tambores sonando en nuestra cabeza…

Os presento a Henry Molaison, más comúnmente conocido como el paciente H.M. (ya tenemos permiso para poner su nombre completo).

HenryMolaison

La historia que revolucionaría la neurociencia empieza a sus 9 años, cuando fue atropellado por un ciclista y empezó a sufrir convulsiones y crisis epilépticas que se fueron agravando con el paso de los años, impidiendo que pudiera hacer una vida normal,  a sus 26 años fue operado para intentar solventar sus crisis epiléticas.

La operación a la que fue sometido consistía en la extirpación de la amígdala, la mayor parte del hipocampo y la corteza del parahipocampo, en ambos hemisferios cerebrales. Estas estructuras están relacionadas con la memoria.

A raíz de esta operación tuvo lo que se denomina amnesia anterógrada. ¿Qué quiere decir esto? No poder formar nuevos recuerdos. Para entenderlo un poco mejor, podía recordar su vida antes de la operación pero no recuerdos posteriores.

Cada día era único. Podía contarle la misma historia a la misma persona varias veces, sin recordar que ya lo había hecho anteriormente y sin entender porque le causaba aburrimiento a su interlocutor. Cada día le visitaban los mismos profesionales médicos, los cuales tenían que volver a presentarse una vez tras otra porque Henry no les conocía, no recordaba sus caras ni ningún otro dato que le ayudara a relacionar.

¡Su caso revolucionó la neurociencia!

A raíz de su operación se demostró que hay áreas cerebrales encargadas específicamente de formar recuerdos. Este caso contribuyó al avance de la ciencia y, sobre todo, al avance del conocimiento del cerebro.

En 1962, los médicos realizaron otro experimento con Henry: le colocaron delante, sobre una mesa, un folio con una estrella dibujada y en vertical un espejo enfocando hacia él, en el que se veía reflejada la estrella, pero no le dejaban mirar a la estrella del folio sino a su reflejo, y le dieron un lápiz para que trazase su contorno en el propio folio. El experimento no era fácil, pero a fuerza de repetirlo muchas veces, nuestro paciente acabó ejecutándolo con facilidad, de forma motora (igual que cuando una persona no olvida como montar en bici aunque pase mucho tiempo).

Os dejo un link con un documental completo sobre su historia.

Anuncios

One thought on “Henry Molaison: el paciente H.M.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s