Síndrome de piernas inquietas

¡Buenas tardes!

Esta semana estamos teniendo varios días de concienciación de enfermedades/afectaciones neurológicas. Hoy es el Día Mundial del síndrome de piernas inquietas, vamos a hablar un poco de ello, ¿no?.

¿Cómo afecta este síndrome? ¿En qué consiste?

sindrome-piernas-inquietas-T-mu7faZ

El Síndrome de Piernas Inquietas es un desorden sensitivo motor primario, frecuente pero subdiagnosticado; es una enfermedad neurológica. Clínicamente definido por: (a) urgencia o irresistible necesidad de mover las piernas, acompañada de sensación desagradable en ellas, (b) La presentación de los síntomas o empeoramiento durante el sueño, el reposo o la inactividad, (c) la mejoría total o parcial moviendo las piernas y (d) el empeoramiento o aparición principalmente al atardecer o durante la noche.
El Síndrome de Piernas Inquietas (enfermedad de Willis-Ekbom) es un trastorno de origen neurológico, en el que se producen unas sensaciones molestas en las extremidades (principalmente las piernas) durante el reposo, por ejemplo al permanecer sentado o acostado. Estas molestias ocasionan necesidad de levantarse, caminar y moverse. Con el movimiento, las sensaciones desagradables se alivian o desaparecen.
La mayor parte de los hallazgos de investigación sugieren un trastorno en el funcionamiento de la dopamina, una sustancia presente en el sistema nervioso que está encargada de la regulación del movimiento. A su vez, la dopamina precisa del hierro para funcionar correctamente, y se ha visto que en los pacientes con SPI existe un mal funcionamiento del hierro y/o disminución de los depósitos (niveles de ferritina).
La Asociación Española del Síndrome de Piernas Inquietas recomienda como tratamiento no farmacológicos:
  • Mantener un horario de sueño regular, realizar ejercicio físico moderado (a últimas horas de la tarde), y reducir el consumo de café, tabaco y alcohol (se sabe que éstos empeoran las molestias del SPI).
  • Evitar ciertos fármacos que pueden empeorar los síntomas (antihistamínicos, algunos sedantes que bloquean la dopamina, y ciertos antidepresivos).
  • Si se identifican posibles causas del SPI, lo primero es intentar corregirlas (déficit de hierro, fármacos antidepresivos y algunos bloqueantes de la dopamina, alteraciones en el funcionamiento renal, etc.)

Para más información sobre este síndrome podéis consulta en http://www.aespi.net/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s